Otra vez desapareció la costeñita. O se para en su esquina, o tiene un marido o de verdad se retiró y sale de vez en cuando.