Resultados 1 al 3 de 3
  1. #1

    La mamá de mi amiga es una fiera

    Aún recuerdo aquella noche.

    Aquel sábado por la noche íbamos a celebrar su cumpleaños de mi amiga Tania en su casa, Daniel su enamorado quien vive algo cerca de mi casa me llamó para que lo ayudara a llevar las cosas y unos detalles que le había hecho, normal acepté pues se pondría el taxi, llegamos y nos esperaba Romina nuestra amiga para apurarnos con la sorpresa, porque Tania llegaría pronto. Entramos a su casa y su mamá Clara arreglaba la mesa, le llegó un wsp a Romina indicando que estaban a unas cuadras, Daniel pidió a Romina que le ayude a dejar sus regalos listos mientras que Clara me pidió que la ayude en la cocina a servir unos bocaditos más, al entrar la vi inclinada buscando una fuente donde vaciar, por ‘respeto’ miré hacia otro lado disimulando con abrir una bolsa de bocaditos pero mis ojos se desviaban. Clara, una mujer de 46 años de edad, separada con una sola hija, algo blancona de cabello ondulado corto negro, un poco gruesita como toda mujer a su edad pero aun con buen físico atractivo, a la vista senos medianos pero un culito bien parado, con esas caderitas como no, de sonrisa pícara, muy conversadora y sociable.

    De repente, comienza a levantarse y yo actué normal, me pasó dos platos en los que serví los bocaditos, me dijo que regresara para llevar algo más. Así que, fui a la mesa y dejé lo encargado, al volver la volví a ver agachada, esta vez me calentó mucho ver que estando inclinada sobresalía la tela de su ropa interior, una tanguita roja para ser exactos, eso me prendió, en esa posición y con esa tanga me quería tocar el paquete pero podían ingresar mis amigos o que ella se levantara, aprecie aquella vista el tiempo que duró. Ella al voltear me preguntó si me sucedía algo, solo le respondí que nada de qué preocuparse y me sonrió picara mientras paso a mi lado saliendo a la mesa, yo algo palteado porque seguramente noto mi erección. Ya listos con todo, nos escondidos, me acomodé atrás de un sofá y Clara al apagar la luz me hizo a un costado poniéndose muy pegada a mí, sus nalgas ahora rozaban mi rodilla y la excitación me llenaba, mis manos querían tocar un poco pero el temor a que esto saliera mal me hacía dudar. Tania la cumpleañera llegó y la recibimos, todos la saludamos y comenzó la fiesta, casi en media hora llegaron algunas amistades más y por la cantidad algunos celebrábamos afuera de su casa cerca a los autos estacionados. Yo me quedé junto a un auto charlando con una de sus amigas de Tania con la que vino, la cual me pareció guapa, pasaron como más de una hora y ya estábamos cambiando números, en lo que nos llamaron a pasar para cantarle el HB. Posterior a ello, seguíamos celebrando yo baile bachata con algunas de sus amigas de su vecindario, que tenían unos movimientos sensualones, sería que luego de unos bailes que, Clara cambiando de parejas terminó conmigo y pasaron a una de perreo. Fue algo incómodo pues era la mamá de la cumpleañera, pero le lleve el lado de la joda y empezamos frente a frente, motivados por todos los que estaban Clara se atrevió a voltearse y menear el culo, yo seguí el ritmo y de la nada sentí atrás mío a Tania tocándome los hombros empujándome hacia su madre, ese momento me lleno de morbo, sentía las nalgas de su mamá, la verga se me hizo una piedra al ver como se movía, me solté un poco tomándola de su cadera y le frotaba mi paquete, a lo que ella no se incomodó, más bien sentí como frotaba su culo con mi pene y me lo presionaba, lo hacía muy bien. Sentí la adrenalina a mil por segundo durante esa música, luego de ello, muy pilas Clara se retiró hacia la mesa a ver si faltaba algo para servir más. Yo me fui a tomar aire afuera unos segundos, me tranquilicé un poco y al ingresar vi a la chica con quien estuve conversando y entre miradas la tomé para bailar, fue muy intenso el perreo pero mientras sentía sus nalgas yo imaginaba que eran las de Clara.

    Pasaron las horas y ya era de madrugada, la fiesta ya estaba acabando, algunos se habían retirado y los que vivían cerca aún seguían ahí. Yo me despedí de la chica con la que baile y que nos escribiríamos por la mañana, al ingresar a la casa vi a Romina dormida algo tomada pero estable, Tania, Daniel y yo nos preocupamos sobre cómo llevarla a su casa; Tania se levantó, mientras nosotros buscábamos su celular para llamar a sus padres, pero no tenía batería. Yo conocía su casa y quedaba lejos, en ello Tania regresa con su mamá, a lo que ella nos dice que su mamá la llevará y le dijo que yo conocía donde era, así de paso su mama me dejaba en mi casa, la verdad en mi mente paso de todo, pero acepte. Nos despedimos y subí a la parte de atrás con Romina mientras Clara conducía, yo le mostré la ruta en mi móvil y se guió fácilmente, había poco tráfico y no demoramos en llegar, dejamos a Romina en su casa y al retirarnos subí al asiento del copiloto. Clara conocía mi casa, varias veces había venido a recoger a Tania, en el trayecto estuvimos algo callados, mire un mensaje en mi móvil de la chica con la que baile y justo Clara me comenta "Veo que la pasaron muy bien"; Así es, le respondí. Ella me miró misteriosa y decía "hace mucho que no me divierto así"; “me parece raro, siendo tan interesante y guapa pensé que te divertías más seguido” le contesté. Me sonrío y poniendo su mano sobre mi pierna me dijo "Enserio te parezco guapa?", yo al sentir eso me paralicé, me arriesgué y le dije "por supuesto, eres muy encantadora y es agradable estar contigo" dije mientras puse mi mano sobre la de ella aun en mi pierna. El que no la retirase me daba una seguridad de su interés, aproveche ello para tomarla su mano y acariciarla. Clara la retiró pues aún conducía pero ya sabía que a ella le gustaba, en uno de los semáforos en rojo me atreví a intentarlo de nuevo, llevé mi mano a su pierna y la acaricié, llevaba un pantalón de tela delgada negra y sentirla era un deleite que me ponía duro, ella sonreía y me dijo mientras miraba de frente "¿estás seguro de lo que haces?", tarde en responder, deslicé mi mano un poco hacia arriba y le dije "tan seguro como tu cuando bailamos", su sonrisa fue inmediata y luego noté que se desviaba de la avenida principal entrando a calles angostas, terminamos luego de unos minutos estacionados en un parque iluminado que se veía tranquilo. ¡Clara era fuego!

    Nos quedamos viendo mientras notaba su mirada enigmática que me confundía, volví a acariciar su pierna y ella no tardo en tocar mi pecho, estábamos sin palabras solo acciones, mi deseo por tocarla me impulsaba a acariciar su vientre y bajaba mis manos hurgando entre su pantalón y aquella tanga, sentí pocos vellitos y el comienzo de su humedad, mis dedos se acercaban más y la acariciaban hundiéndose como podían mientras Clara jadeaba estirando su cuello y me sobaba el pene por fuera. Se me acercó a darme un beso, le correspondí y retiré mi mano para acomodarme y acariciar su cuerpo entero. "No sé lo que hago" decía algo confusa, "es lo que tu cuerpo te manda" le decía sin perder el contacto visual. Ella cedía y acaricié sus senos por encima de su blusa, ya podía sentir la forma de sus pezones queriendo salir de su sostén. Le propuse para pasarnos atrás y accedió, algo temerosa entró rápido atrás con miedo a que alguien nos viera. Ya más cómodos la tomé por la cintura y la senté sobre mí, recorrí todo su cuerpo, quitándole la blusa y sacando su sostén, unos provocativos senos!! Pezones duros y en punta color café, areolas chicas, un manjar, tenía mucha calentura como para ir despacio. Clara no se quedaba atrás sentía como sus manos buscaban lo que deseaba, con mucha sutileza abrió mi cierre y tomó mi verga dura y se acomodó para darme la mejor mamada que pude imaginar, sentía su lengua recorriendo alrededor que me ponía en jaque. Aproveché para quitarle el pantalón y lo rico que fue ver aquella tanga en su esplendor, una sensual pose así inclinada con esa tanga entallada, le acaricié la vagina mientras me la chupaba, se notaba que hace mucho no la consentían. Clara miró la hora de su carro y temerosa me decía para detenernos, que ya debería haber llegado a su casa, se me puso difícil y no me podía rendir, luego de insistir y ablandarla quedamos en corrernos los dos (no era lo que quería en sí, pero no había de otra). Me desfogué con la boquita de Clara, le hice que se engullera toda mi verga y escuchar cómo se atoraba me prendía más, le metí tres dedos y con rapidez se lo metía y sacaba, sus gemidos eran de lo más deleitantes, le daba sus buenas nalgadas cogiéndoselas duro, como le encantaba el maltrato a la señito, sí que era fuego! solita me la tomo y comenzó a masturbar mientras nos besábamos, le daba besos en la punta mientras me miraba a los ojos y sus labios rozando y me decía “Quiero lo que es mío!”, tomándola del cabello la mande a que hiciera lo que mas le gustaba ‘chuparla’, así la tuve como por 15 minutos, yo ya estaba piedra desde la fiesta por la culona de mi amiga que Clarita tuvo ventaja y me venció antes, me quedé helado pero morboseado cuando se lo trago y como le escurría mi leche en su boca y me sonreía ufff!. Tenía que cumplirle a mi diosa, la hice recostar y le di doble, lengua y dedos, jugando con su clítoris y con mucha rapidez en mis dedos, Clarita gemía y me jalaba los pelos pero eso solo me hacía aumentar mi velocidad, desviaba mi mano hacia su pezón y se lo pellizcaba, que rico gemía! Ella chillaba y sentía los espasmos de su cuerpo, tomándome del cabello me movía fuertemente mientras escuchaba su quejido, de la nada me atrapó con sus piernas, sabía lo que significaba y me comía esa conchita con mucho deseo, ya al rato me soltó y seguía moviéndose, puse la yema de mis dedos y de lado a lado se lo frote con rapidez, Clarita gemía de lo más exquisito con algunos gritos, su carita de sufrimiento no me detuvo, le abrí un poquito más sus piernas y jugué con mi lengua sintiendo como me apretaba mi cabeza con sus manos y sus fuertes gemidos. De un imponente y profundo quejido me apretó con mayor fuerza y sentí como arañaba mi cabeza, mi boca mojada al igual que el sexo de mi fiera. Me acerqué a besarme con Clara y mi pene rozaba con su vagina, lo cual nos excitó a ambos por mucho. Clarita se acomodó a sentarse y nos besamos con manoseos, note un brillo en sus ojos, mientras me recosté y ella sobre mi mientras recobrábamos el ritmo, nos vestimos y condujo hasta dejarme en mi casa, antes de salir Clarita me dio un último regalito, me hizo cerrar los ojos y sentí como apoyaba algo en mi rostro, percibía un delicioso aroma y me imaginaba ya que era, su tanguita roja! aquella con la que inicio todo, me prendió ese detalle y nos dimos un pico, quedamos en una cuartada por la demora, me dijo que no le escriba que ella lo haría.

    Entre a mi casa y me quede dormido de largo, al día siguiente por la tarde cuando me levante reviso mi teléfono y veo mensajes de un numero extraño, "Soy clara este es mi número solo por acá podremos hablar”.

    Clarita y yo tuvimos unos encuentros más, para que negar que las madres solteras son unas fieras en la cama. Espero les haya gustado!

  2. #2
    Buen relato muy detallado
    Dicen que despues del gusto viene el disgusto... Pero que rico fue darse ese gusto.

  3. #3
    Yo me cacho una señora culona media blancona, q es separada le doy puro culo, es ardiente la señora, no tenemos mas q un relacion de sexo nada de compromiso, ella lo prefiere asi, dice q asi no le rinde cuentas a ningun huevon q por ahi este hablando huevadas, eso q soy chipi al principio le dolia por el culo pero ahora ya lo disfruta tanto q solo lo hacemos por ahi, es pura pasion la señora

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •